doneProducto añadido a su compra

Conoce la ciudad subterránea de Aranda de Duero

Un poco de historia.
Con una longitud total cercana a los 7 Km y excavadas a unos 13 m de profundidad, las bodegas subterráneas de Aranda forman el principal atractivo turístico de la ciudad y sin lugar a dudas nos muestran parte de la historia de la Ribera del Duero.
La economía de la villa, íntimamente ligada al vino, obligó a los arandinos de los siglos XIV y XV a excavar las bodegas bajo sus casas, un entramado de increibles túneles que discurren por el subsuelo de la ciudad, originalmente destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media.

Sabias que...
Las bodegas medievales de Aranda poseen una temperatura y una humedad constante a lo largo de todo el año (si pasais a visitarnos en meses calurosos, no dudeis en traer una chaquetilla)
Poseen una ingeniosa construcción llamada zarcera, gracias a ella, las bodegas históricas disfrutan de una excelente ventilación procedente del exterior.
Estas características, unidas a la ausencia de ruidos y vibraciones, hacían de las bodegas el lugar ideal para la elaboración y conservación de los caldos arandinos hasta bien entrado el siglo pasado.

Ven a conocernos a la Bodega Histórica Don Carlos.
En pleno casco histórico de Aranda (Calle Isilla, 1) encontrará la Bodega Don Carlos cuyo origen se remonta a finales del siglo XIV principios del S.XV.
La localidad burgalesa, cuenta con unas 120 bodegas subterráneas que durante muchos siglos formaron una gran ciudad subterránea. Debido al paso del tiempo, se ha ido perdiendo esa comunicación que existía entre todas las bodegas, encontrándose actualmente, la gran mayoria de ellas separadas.
Para descubrirlas, sólo hay que acercarse a la Bodega Histórica Don Carlos donde realizaremos una visita guiada explicando su historia, mientras degustamos un vinito de Ribera.